el basque

Por aquello de dos es compañía y tres multitud, decidimos la multitud adentrarnos en las calles iluminadas de ésta bella capital donde de noche pocos locales encuentras para la diversión .

Sin embargo creo que la diversión la tienes que llevar puesta y quizás no dependa tanto del local a elegir, sino de la multitud con la que vayas y las ganas que tú tengas de pasarlo bien.

Bien, pues allí íbamos con la curiosidad de ver algo nuevo, distinto, diferente, y resultó tan novedoso como transportarnos por un buen rato a los mágicos 80…

No era muy grande el sitio pero estaba habilitado con fotos de estrellas de la música tan grandes como el Boss o D. Bowie, Madonna, etc…

Un pequeño reservado a modo de banco parisino, demasiado iluminado, ponía la nota de glamour a un local que a mi me sorprendió porque esperaba algo mas grande, pero aquella noche apenas había gente y se bailaba a gusto bajo la fluorescente morada donde el blanco inmaculado recordaba a épocas pasadas donde la música tecno llenaba las discotecas.

Pues sí un viaje al pasado a golpe de unas canciones que hoy sólo sirven para el recuerdo, y que de vez en cuando hacen bailotear entre risas nerviosas al personal por los viejos recuerdos que nos traen.

Volveremos seguro..jejeje

Anuncios